Japanese Supreme Court Renders Decision on Hague Abduction Convention

La imagen puede contener: 1 persona, interior

On December 21, 2017, the Japanese Supreme Court rendered a decision on the Hague Abduction Convention. The Court upheld a lower court decision in favor of the Japanese mother, even though she had turned back on her promise to return the kids from a visit to Japan, and even though that same court had earlier issued a return order in favor of the American father. The matter had receivedinternational press attention, and even a Congressional subcommittee hearing.

Japan had long refused to join the Hague Convention, and when it did, in 2014, critical observers already expected that courts would find ways to undermine it. Those observers see themselves vindicated.

Colin Jones reports critically on the decision; he has previously written on Japan’s joining the Convention and on reluctance to enforce it. Useful background from the Law Library of Congress is here.

Japanese accession to the Convention has been a frequent scholarly topic, both in Japan and elsewhere. Yuko Nishitani, who had already written about “International Child Abduction in Japan” in (2006) 8 Yearbook of Private International Law 125-143, and who wrote a long report (in Japanese) for the Japanese Ministry in 2010, provided a brief analysis in 2011. Dai Yokomizo discussed the accession in (2012) Revue critique 799; Jun Yokohama did so in the Mélanges van Loon (2013, pp 661-72). Vol. 57 (2014) of the Japanese Yearbook of International Law contains articles by Tatsuki Nishioka and Takako Tsujisaka, Masayuki Tanamura, Masako Murakami, Martina Erb-Klünemann, and Nigel Vaughan Lowe. Takeshi Hamano helpfully explains the Japanese reluctance with regard to the Japanese ideology of the family. Outside of Japanese authors, Barbara Stark and Paul Hanley wrote most recently in the United States; the topic is also addressed in several student notes. The accession was also discussed by Bengt Schwemann (in German) and Francisco Barberán Pelegrín (in Spanish).

What is a PACE Alert or Airport Stop?



Airport stops or PACE alerts to prevent child abduction from Australia


The Passenger Analysis Clearance and Evacuation System (PACE) can be used to place an alert which prevents a child from leaving Australia. This is more commonly referred to as an ‘airport stop.’ The process can also be used to prevent a child from leaving by sea, such as on a cruise ship.

If a child already has a passport, the only way to prevent them from leaving the country is to obtain a court order for a PACE alert and send it to the Australian Federal Police. If the child does not have a passport, you may instead be able to seek an injunction preventing their other parent from obtaining a passport for them.

The Family Law Act 1975 (Cth) permits the Family Court of Australia to make a parenting order preventing a child from travelling overseas, or limiting the countries to which they may travel to only those countries with which Australia has an international child abduction agreement in place.

You can make a request to the Court that it consider a matter urgently, if necessary. To do so, lodge your application with a supporting affidavit indicating why you need the matter dealt with quickly. You may be able to have it dealt with even without notice to the other parent. You should include a cover letter stating that the matter is urgent.

Once a Watch List Order has been made it usually remains for a period of two or three years; however, there are exceptions. For instance, when an order has been made that does not include a specified time period, the child will remain on the list until the age of 18 years.

If any amendments are made to parenting orders which allow the child to travel it is important that the Australian Federal Police are notified of this immediately.

A Watch List Order is made specifically against the child. It is not an order preventing travel with a certain person or parent.

Before a parent considers applying for a Watch List Order they must really think about the consequences of such an order. It may not always be appropriate to make an order against the child which will stop them from leaving the country. For instance, if the child wanted to attend an overseas school excursion they would be prevented from doing so if they are placed on the Watch List.

If you are uncertain as to whether or not a PACE alert has been issued for your child and their details added to the Watch List, you or your lawyer can lodge a Family Law Watch List Enquiry Form with the Australian Federal Police.

You will have to provide certified copies of your identification, as well as copies of any documents you have regarding applications that have been made to have the child placed on the list, or court orders issued.

In order to have the PACE alert withdrawn and your child’s name removed from the list, you should first talk to your lawyer.

The process required will depend upon how the child’s name was placed on the list in the first place. If it is the result of an injunction or a court order, you may require another court order to have them removed. If the existing order is only to apply for a particular period of time, then your child’s name will be removed at the end of that period.

This article reflects the state of the law as at 10 June 2016. It is intended to be of a general nature only and does not constitute legal advice. If you require legal assistance, please telephone 1300 636 846 or request a consultation at gotocourt.com.au.

Argentina: Postgrado en Mediación transformativa y Circular Narrativa en S.M. de Tucumán.



Tenemos el agrado de informarles que el Lic. Javier Wilhelm, Mediador, Profesor Asociado de la Universitat Pompeu Fabra y miembro de la Asociación Clamís, junto con María Munné, impartirán el Postgrado en Mediación Transformativa y Circular Narrativa en San Miguel de Tucumán Argentina, que tiene como objetivo dotar de una formación en la cultura de la mediación de alta calidad y excelencia a participantes a partir de:

Aportar los conocimientos teóricos y prácticos propios de modelos de mediación transformativa y circular narrativa;
Adquirir la flexibilidad como profesional que permite la creación de procesos y las técnicas adaptadas a las circunstancias del conflicto y de las partes.

La Mediación como proceso de resolución de conflictos es un fenómeno global e internacional desde hace más de 20 años. La realidad política y social de los territorios hace que su práctica adquiera matices diferentes en la asimilación de la teoría y su puesta en marcha.

¿Por qué este programa?

Porqué da una formación en los modelos transformativo y circular narrativo de forma exhaustiva, tanto desde la técnica como desde la práctica.

Porqué su profesorado: prestigiosos mediadores y entrenadores en mediación como María Munné y Javier Wilhelm profesores asociados de la Universitat Pompeu Fabra.

Porqué lo avalan los más de 150 profesionales formados a lo largo de las 6 ediciones del Máster en Mediación Profesional.

Porqué incorpora un modelo de aprendizaje propio y avanzado.

El Postgrado se dirige a profesionales universitarios de cualquier carrera con titulo de grado que previamente hayan realizado el curso nivelatorio impartido por LOGRAR a tal efecto y que quieran ser terceros neutrales en una situación de conflicto entre dos o más personas, entre instituciones o grupos.

Inicio de clases: 16 julio 2018
Fin de programa: 08 septiembre 2018 (por confirmar)
Tipo de programa: Postgrado
Créditos ECTS: 15
Modalidad: Presencial

Ubicación: San Miquel de Tucumán, Argentina.

Más información: Postgrado en Mediación

International Family Law disputes between Australia and Greece


Australia's multicultural diversity within an ever increasing global community means that it is not uncommon for one or more parents of a child to have connections to a country other than Australia.

The issue of international child abduction by a parent has recently received media attention within Australia. It is estimated that each week two or three children are illegally removed from Australia by one of their parents.

The 1980 Hague Convention on the Civil Aspects of International Child Abduction is a multilateral treaty in force between Australia and a number of other countries. It stands as the main international agreement that covers international parental child abduction; the the main legal process available to parents if a child has been abducted to a country which is a signatory to the Convention.

Australia ratified the Hague Convention in 1986 and Greece ratified it in 1992. There are currently 98 states party to the Convention.

In order for a parent to make an application for the return of a child to Australia under the Hague Convention, the child must be under the age of 16 years and have been 'habitually resident' in Australia immediately before their removal or retention in another Hague Convention signatory country. The parent seeking the child's return must also prove that they had rights of custody for the child under Australian law immediately before the child was removed or retained from Australia.

In other words, it is not what the 'fight' is about, but where the 'fight' should take place.

The primary intention of the Convention is to preserve whatever status quo child custody arrangement existed immediately before an alleged wrongful removal or retention, thereby deterring a parent from crossing international boundaries in search of a more sympathetic court and taking a child away from their extended family without consideration of what would be in the child's best interests.

An application for the return of a removed child may be challenged on a number of grounds including that the child would be exposed to grave risk or psychological harm in the event they were returned.

Other defences include that the child has subsequently settled in their new country, or that the parent seeking the return of a child consented to the removal of the child.

Nicholes Family Lawyers acted in the matter of State Central Authority & Papastavrou [2008] FamCA 1120 in which the Family Court found that grave risk of harm from ongoing family violence was sufficient to preclude the return of abducted children to their country of origin under the Hague Convention.

In this case a mother was not forced to return the children to Greece, on the basis that the two young children would be exposed to grave risk of psychological harm in the event they were returned to Greece. This was a landmark decision by the Family Court of Australia (FCA).

The Australian-born mother moved to Greece as an adult and married the father who was Greek. They had two children there. After a few years the mother followed her doctor's advice to travel to Australia for medical treatment for injuries sustained through repeated domestic violence perpetrated by the husband.

The mother travelled to Australia with the children with the consent of the husband and decided to stay permanently on the basis that she felt unsafe to return to the husband in Greece.

The husband made an application under the Hague Convention for the children to be returned to Greece.

Usually the FCA would have ordered that the children be returned to Greece to allow the Greek courts to determine the parenting arrangements for the children under Greek law.

In this significant ruling, however, the Family Court found that although the mother acted unlawfully, she did not have to return the children to Greece on the grounds that there was a 'grave risk' they would be exposed to harm.

The Family Court relied on evidence from a Greek legal expert that police in Greece did not adequately protect domestic violence victims. The Court also took into account that the mother may have been imprisoned for breaching Greek laws if she returned due to the father's application.

The Court also relied on expert medical evidence which provided that the mother was at risk of dying if she suffered another episode of physical violence perpetrated by the husband.

What makes the case rare is that the mother successfully argued that she would not be adequately protected against domestic violence in Greece. The Sydney Morning Herald reported that former FCA Chief Justice Alastair Nicholson said the case was rare because it was difficult to argue that countries with similar legal systems could not protect people from domestic violence.

"The assumption is usually that the country will deal with what's complained of," he said. "However, where you have direct evidence that that's not the case, then the interpretation of the convention is certainly open." Mr Nicholson also went on to say that "it's a very unusual case."

La Fiscalía de Granada pide cinco años de prisión para Juana Rivas por sustracción de menores



La Fiscalía de Granada ha solicitado la pena de cinco años de prisión para Juana Rivas por sustracción de menores en la causa abierta contra ella después de que permaneciera un mes ilocalizable con sus dos hijos incumpliendo la orden judicial que le obligaba a entregárselos al padre, el italiano Francesco Arcuri.

El fiscal acusa a Juana Rivas de dos delitos de sustracción de menores, uno por cada hijo, y solicita una pena de dos años y seis meses por cada uno. También pide la inhabilitación especial para esta madre de Maracena (Granada) para ejercer el derecho de patria potestad sobre los niños, de 11 y 3 años, por un plazo de seis años, además del pago de las costas.

En el escrito de acusación, la Fiscalía señala las cinco instancias judiciales que a lo largo de nueve meses le han requerido con resoluciones judiciales la obligación de devolución de los dos hijos a Italia, donde tienen fijada su residencia habitual y están escolarizados.
A juicio del fiscal, Juana Rivas "consciente" de estas resoluciones judiciales, con ilícito ánimo de incumplirlas, permaneció oculta con sus hijos en un lugar indeterminado sin facilitar su paradero y "a sabiendas de la obligación que pesaba sobre ella de restituirlos".
Relata el Ministerio Público que Juana Rivas se desplazó con sus hijos desde Italia a Granada el 18 de mayo de 2016 con el objeto de visitar a su familiares para emprender luego el regreso a este país.

El 2 de agosto comunicó al padre su negativa a regresar con ellos a Italia y permaneció oculta con ellos consciente de la obligación de restituirlos a Italia, donde residían y estaban escolarizados.

El fiscal precisa en su escrito que la primera resolución de restitución de los menores fue dictada el 14 de diciembre de 2016 por el Juzgado de Primera Instancia 3 de Granada a demanda de la Abogacía del Estado por sustracción internacional de un menor; el 21 de abril 2017 por la Sección Quinta de la Audiencia Provincial y el 11 de julio por el Juzgado de Primera Instancia 3.

De nuevo se reitera con una providencia esta última instancia el 24 de julio y finalmente el 9 de agosto se vuelve a pronunciar en el mismo sentido de restitución de los menores la Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Granada el 9 de agosto. Finalmente, el 28 de agosto de 2017 fueron entregados los menores en dependencias de la Unidad Orgánica de la Guardia Civil.

Noticias Cuatro

Argentina: La Justicia autorizó a dos adolescentes golpeados por el padre a radicarse en Barcelona.


Es un fallo inédito en el país. Los beneficiados son dos chicos de 12 y 17 años que pidieron que los dejaran migrar a Barcelona. El pedido había sido solicitado por los propios chicos rosarinos y tuvo el aval del Tribunal Nº 3 de Familia.

En un fallo sin antecedentes en el país, un Tribunal Colegiado de Familia del fuero local le otorgó a dos hermanos de 12 y 17 años una venia para el cambio de radicación de Rosario a Barcelona. El pedido se fundó en la violencia y el abuso ejercido por el padre (sobre el que pesaba una orden de restricción) y ante la perspectiva de un cambio de "centro de vida" que los peticionantes fundamentaron para continuar sus proyectos en España.

"Tengo ganas de estudiar en la Universidad, de entrenar waterpolo, nuestro plan como familia y personas están acá, donde al fin podremos estar tranquilos", le dijo a La Capital Augusto, en diálogo desde Catalunya.

Lo inédito del expediente tiene dos aristas: se trató de una venia para el cambio de residencia por un lado y por el otro quienes hicieron el pedido a la Justicia fueron los menores de edad, a través de una abogada patrocinante.

Se trata de una figura nueva en el Código Civil y Comercial, que la abogada María Paula González Tomasini ejerció en defensa de los menores de edad.

Para la profesional y sus tutelados, llegar hasta la resolución del 29 de diciembre pasado no resultó fácil.

La historia de los hermanos está teñida por la violencia, las amenazas, agresiones físicas y abuso sexual ejercida por el padre.

Hace diez años atrás, el matrimonio en cuestión llegó a su fin. Resultado de esta unión nacieron Augusto (17 años) y Juan Pablo (12 años), quienes según lo narrado en los folios del expediente vivieron una infancia traumática.

Del régimen de visitas se pasó a una situación conflictiva. Y desde hace más de dos años pesaba una orden de restricción de acercamiento del padre para ambos chicos, incumplida en tres oportunidades.

Por ello, y a la salida del Colegio Brigadier General Estanislao López, donde cursaban, eran acompañados hasta el domicilio por temor a la aparición del padre en el camino.

En paralelo, Natalia; su madre, rehizo su proyecto de pareja. Hace 5 años contrajo enlace con un ciudadano español que residía en Rosario debido a sus obligaciones laborales. Un proyecto que se fue consolidando bajo la figura de familia ampliada, pero que puso rumbo a España.

A partir del año pasado comenzaron los trámites judiciales de cara a una venia judicial solicitada por Augusto y Juan Pablo. Una autorización resistida por el padre, pero que ya había dado los primeros pasos con el regreso de Albert, el marido de Natalia; luego de 6 años en Rosario y con la necesidad de regresar a su cargo de gerente de una inmobiliaria en Barcelona.

El derrotero por los pasillos de Tribunales de Augusto y Juan Pablo no fue fácil. La continuidad del nuevo proyecto familiar requería una autorización judicial. Mucho menos, el haber transitado una y otra vez por entrevistas para relatar los tormentos sufridos a raíz de la violencia de la que fueron víctimas en forma reiterada.

El menor de los hermanos padece dislexia (un trastorno en la lectoescritura) y su tratamiento requiere un abordaje pedagógico, que según se argumentó sería más beneficioso en el sistema escolar español.

El adolescente de 17 años (cumple 18 años el 31 de enero próximo) tiene definido estudiar Psicología en la Universidad. Los dos practicaban waterpolo y desean continuar con este deporte en la península ibérica.

Dictamen y apelación

En agosto pasado, se produjo el primer fallo. La jueza del trámite, Astrid Siemenczuk, autorizó a Augusto a viajar desde el 28 de agosto pasado hasta su mayoría de edad, no comprendía trámite de radicación, y quedaba a cargo de su madre. Sin embargo, a Juan Pablo no lo autorizó, debiendo permanecer en la Argentina. En esta resolución se llegó a hacer un careo entre víctima y victimario.

En diciembre pasado, interpusieron una revocatoria parcial ante el pleno del Tribunal Colegiado de Familia Nº 3, expresando una serie de agravios en relación a la sentencia de primera instancia al considerarla "arbitraria, carente de lógica interna, sentido común, fundamentación y motivación". Una apelación que fue avalada por la Defensoría General.

Así, el 29 de diciembre pasado, el mismo Tribunal Nº 3 de Familia resolvió autorizar a los hermanos a viajar a Barcelona acompañados por su mamá "y radicarse por el plazo de un año en esa ciudad".

A Natalia la Justicia le impuso acreditar la correcta inserción de Juan Pablo en la actividad escolar, su incorporación en un plan de cobertura asistencial a la salud, comprobando la continuidad del tratamiento psicológico y las condiciones generales de bienestar que justifiquen el sostenimiento o la prórroga de la autorización. De no ser así, se le podría imponer el regreso a la Argentina con su hijo.

Además, el Tribunal entiende que la madre deberá informar al padre de los chicos cualquier novedad de relevancia en cuanto a la educación, salud y situación emocional, facilitando los medios necesarios para retomar el contacto telefónico, vía correo electrónico o de cualquier modo que deseen entablar contacto con padre, con la familia paterna y, en general, con todos sus afectos en Rosario.

El bienestar de los niños en casos de sustracción internacional de menores. Lista completa de recomendaciones trabajo de investigación.




El Centro IKO ha presentado los resultados de un estudio de dos años junto con sus socios Child Focus (Bélgica), la Universidad de Amberes, CFPE Enfants Disparus (Francia), la Autoridad Central de Francia y Missing Children Europe. El objetivo: mejorar el bienestar de los niños que han sido retenidos o llevados a otro país por uno de sus padres. La investigación proporcionará más información para los profesionales del derecho y los responsables políticos que participan en tales casos internacionales, en los efectos psicológicos de tal evento en los niños. Se examina qué factores influyen en su bienestar. Los resultados contribuirán a una mejor evaluación del "interés superior del niño". 
Aquí puede encontrar un resumen de su resultado. El informe de investigación completo lo estamos traduciendo al castellano en breve.

Comunicación con niños

• En todas las conversaciones con niños, los profesionales deben interactuar con atención e interés genuino para que los niños se sientan respetados y tomados en serio.

• Independientemente de quién habla con el niño (el juez, un mediador, un funcionario judicial, un tutor litem, psicólogo o trabajador social), es importante que este profesional esté entrenado para escuchar a los niños y debe tener tiempo suficiente para la conversación. Tiene que participar en métodos apropiados para la edad del menor, como juegos y dibujos que podrían facilitar el proceso. El lugar debe ser cómodo para los niños. Jueces, mediadores y otros profesionales deben contar con el apoyo de psicólogos entrenados para conversar con niños.

Escuchar a los niños en procedimientos legales luego de un secuestro parental.

• La legislación no debe contener límites de edad para escuchar al niño. Todos los niños son capaces de expresar sus puntos de vista, se les debe dar la oportunidad de ser escuchados. Tal capacidad debería ser interpretada ampliamente.

• Los jueces deberían tener el alcance para evaluar el interés superior del niño en casos particulares.

• Al decidir el caso, el juez debe tener en cuenta los temores del niño (por ejemplo, la lealtad a los padres, conflictos, riesgo grave ...) y lo que sería mejor para el desarrollo saludable del niño. También las consideraciones deben ser hechas por otros profesionales que escuchan al niño e informan al juez y a los mediadores. El juez podría indicar en qué medida hará satisfacer las necesidades, deseos y/o miedos del niño al (no) retorno.

• La sentencia debe ser accesible para el niño. Si está escrito en lenguaje legal, el juez, un mediador, un funcionario judicial, un tutor ad litem, un psicólogo o un trabajador social, deberían explicarle su contenido y sus razones.

• Los jueces, mediadores y otros profesionales que escuchan a los niños deberían intercambiar información y buenas prácticas para escucharlos. Tales intercambios pueden tener lugar a nivel nacional e internacional (por ejemplo: talleres con casos reales; talleres basados ​​en filmaciones, mediación o entrevistas de psicólogos o jueces, etc.).

• Los jueces, mediadores y otros profesionales deben elegir sus palabras cuidadosamente cuando hablan con niños. El término 'secuestro' puede causar un trauma adicional, pero por otro lado, los profesionales no deben subestimar la gravedad del incidente.

• Los jueces, mediadores y otros profesionales que escuchan al niño deben prestar atención a la forma en que que el niño experimenta sus circunstancias, en lugar de hechos simples.

• Los adultos deben tener cuidado de no transmitir sus propias inseguridades a los niños condescendiéndoles o decidir en su nombre que ser escuchado (en el tribunal) sería traumático para ellos. Jueces, los mediadores y otros profesionales no deben ser excesivamente cautivantes con el fin de protegerlos.

Dar el peso apropiado a las opiniones del niño

• Los niños deben recibir apoyo adecuado para una audiencia. Los niños no tienen la responsabilidad de decidir en el caso, debe haber transparencia en el procedimiento, dándole peso a los puntos de vista del niño y así se evitar decepciones y expectativas poco realistas que pueden ser dañinas para su bienestar.

• Al evaluar su madurez, los jueces y otros profesionales deben tener en cuenta cuenta las diferencias de personalidad entre los niños. Niños tímidos, no seguros de sí mismos no tan persuasivos en su habla y comportamiento deberían tener las mismas oportunidades de expresar su puntos de vista a su manera.

• La capacidad y la madurez deben evaluarse caso por caso.

• Los jueces deben ser transparentes en su decisión sobre el peso que le dieron a las opiniones del niño, además, si los niños no fueron escuchados, razones para esta decisión.

Apoyando a las víctimas de un secuestro parental

• Los profesionales deben alentar a los padres a llegar a una solución amistosa en el mejor interés de el niño.

• El apoyo profesional debe estar disponible para los niños durante y después del regreso (por ejemplo, a través de un psicólogo, trabajador social ...). El juez podría sugerirlo en la sentencia como un requisito para el regreso del niño. Sin embargo, dados los efectos a largo plazo de la sustracción de menores, es igualmente importante que el apoyo profesional esté disponible para los niños y sus familias después del regreso.

Organizar un grupo de pares podría ayudar a los niños a manejar su experiencia dando y
recibiendo apoyo con otros niños y padres que han pasado por una situación similar.

• El arresto de un padre debe ser utilizado como último recurso solamente, ya que esto es muy traumático para los niños especialmente cuando el padre está siendo arrestado, en presencia de los niños.

Otras recomendaciones

• La jurisdicción concentrada puede fortalecer la experiencia y el conocimiento de los jueces sobre audiencias con niños.

• Los juicios deben ser públcios en todas las jurisdicciones.

• Es necesaria una mayor investigación interdisciplinaria y de gran escala sobre los efectos (a largo plazo) de un secuestro parental.




Japanese Supreme Court Renders Decision on Hague Abduction Convention

On December 21, 2017, the Japanese Supreme Court rendered a decision on the Hague Abduction Convention . The Court upheld a lower co...