Childfocus aconseja: "No llamar a la policía después de un secuestro parental"


Child Focus aconseja a los padres cuyos hijos han sido secuestrados por el otro progenitor, que no llamen inmediatamente a la policía. Según esta fundación para niños desaparecidos y explotados sexualmente, esta no siempre es la mejor solución.

En Bélgica, unos 250 niños son sustraídos y llevados fuera del país. En el 60% de los casos, a menudo es la madre quien lleva a su hijo a otro país europeo sin el conocimiento del padre. Por lo general, los padres se mudan inicialmente a países vecinos y a España.

Tal secuestro a menudo tiene un gran impacto en el bienestar del niño. Dos de cada diez niños que fueron secuestrados por uno de sus padres muestran un comportamiento problemático después. Esto se demuestra en un estudio realizado por Child Focus en colaboración con la Universidad de Amberes.

Recurrir a la policía debe ser el último recurso.

El arresto de los padres tiene un gran impacto en el bienestar del niño. "Es traumático para un niño ver cómo arrestan a un padre", dice Hilde Demarré de Child Focus. Es por eso que la organización también aconseja no ir inmediatamente a la policía. "A veces también se puede llegar a una solución a través de la mediación, no hay necesidad de apresurarse, pero llamar a la policía debería ser el último recurso".

Los niños apenas son escuchados por un juez o un psicólogo.

La investigación demuestra que los niños víctimas de un secuestro por uno de los padres apenas son oídos. Apenas están informados sobre los procedimientos. Child Focus aboga ante las autoridades y profesionales que los niños estén mejor informados sobre lo que finalmente se decide y las razones por las cuales se tomó una determinada decisión.

Fuente: VRT.be

Los niños secuestrados por uno de sus padres reciben muy poca información sobre su situación.




Buenos días! quiero compartirles los resultados de un estudio de investigación a gran escala llevado a cabo por Child Focus, la Universidad de Amberes Bélgica, el Centro IKO, CFPE-Enfants Disparus, Missing Children Europe y la Autoridad central francesa sobre la efectos psicológicos de un secuestro parental internacional. 

Este estudio de investigación tiene como objetivo final formular recomendaciones y crear buenas prácticas para profesionales legales y otros que se ocupen de estos casos para evitar posibles traumas a los niños involucrados.

Los niños que son víctimas de un secuestro internacional por parte de uno de sus padres reciben muy poca información tanto de los padres como de las autoridades oficiales sobre lo que está sucediendo y cómo se maneja el caso más a fondo.

Esto es evidente a partir de un estudio realizado por Child Focus, la Universidad de Amberes y partners extranjeros. Los investigadores entrevistaron a 22 víctimas de Bélgica, los Países Bajos y Francia. "Abogamos por dar más información a los niños y también comentarios sobre las decisiones tomadas en el contexto de un procedimiento de devolución", dice Hilde Demarré de Child Focus.

Cada año, los conflictos familiares en Europa provocan varios miles de secuestros de niños por parte de un padre. Child Focus investigó qué significa tal situación para el bienestar de los niños en cuestión, mediante un análisis cuantitativo de los cuestionarios completados por ambos padres y un análisis cualitativo de las entrevistas en profundidad con los niños. "Hemos visto cómo el bienestar del niño se relaciona con las circunstancias del secuestro", dice Hilde Demarré, de Child Focus.

"El mayor efecto sobre el bienestar parece ser en el caso de arresto del progenitor sustractor. Eso no es sorprendente, por supuesto, pero el progenitor "abandonado" llama a la policía de inmediato en caso de un secuestro. Le pedimos que lo piense dos veces y que primero verifique si no hay otra solución. "El enfoque de la sustracción internacional de menores también se puede mejorar en el bienestar del niño, dice Child Focus. "Los niños obtienen muy poca información de los padres antes y durante el secuestro, pero tampoco saben lo suficiente sobre los procedimientos que se están llevando a cabo. A veces se los escucha, pero no siempre saben por qué o cuáles son las consecuencias.

"Otro hallazgo sorprendente del estudio es que los niños secuestrados indicaron que no tenían preferencia con cuál padre querían quedarse y que el sentimiento que prevalecía era que echaban de menos al otro progenitor. Mantenerse en contacto con el padre "abandonado", por lo tanto, parece ser un factor importante en el bienestar del niño, a pesar de que ese contacto a menudo se describe como "difícil". Los amigos se ven de nuevo como las personas más importantes para ayudarlos durante este período difícil, incluso después del regreso.

Japan on U.S. list of nations noncompliant with Hague Treaty

WASHINGTON (Jiji Press) — The U.S. State Department on Wednesday listed Japan as one of countries showing a pattern of noncompliance with ...